Clío en el espejo

¡Hola, bienvenid@!. Cada uno de nosotros construye y, a la vez, es construido por su historia en el espejo. Y la historia siempre llega a ser diáfana. Espero conocer de tus historias, aquí comparto de las mías. Muchas gracias por la visita. ¡Éxitos y bendiciones!

Lo último

Algo de estudio histórico: Historia de EE.UU - La Ley del Timbre

Debemos mantenernos firmes en el ancho campo de los derechos naturales...Aquí no debe haber ni ciudadanos de Nueva Inglaterra ni de Nueva York, sino que todos nosotros somos norteamericanos
 
El texto citado arriba corresponde a una frase pronunciada por el representante o delegado de Carolina del Sur, Christopher Gadsden[1], durante el primer Congreso intercolonial de los norteamericanos que se celebró en junio de 1765 por solicitud de la colonia de Massachussets que  invitó a la celebración de un Congreso de la Ley del Timbre”(Miller,1963:159) para debatir respecto a la recién promulgada Ley del Timbre o del Sello (Stamp Act) por la corona británica sobre sus colonias norteamericanas.
La mencionada Ley del Timbre fue promulgada en fecha “26 de marzo de 1765[2], la cual dispuso que todos los periódicos, contratos, documentos legales y juegos de azar, debería llevar una estampilla expedida por los oficiales reales”(Guerrero,1998:54). 
La frase citada arriba constituye uno de los primeros atisbos de una suerte de sentimiento nacionalista y de unidad norteamericana[3] por parte de los colonos norteamericanos producto del descontento al experimentar el inicio de la pérdida de los privilegios autonómicos con los cuales habían contado a lo largo del período colonial debido a las nuevas imposiciones británicas a partir de 1763.
Las colonias norteamericanas[4] fueron creciendo en autogestión y autonomía desde sus inicios en las asambleas de ciudadanos, tanto en el Norte comercial e industrial como en el Sur rural, particularmente a lo largo del siglo XVIII en el que gozaron de una “creciente autonomía económica y política” (Adams,1979:21) pues la Corona inglesa había  descuidado el ejercicio de un control estricto sobre sus colonias continentales en América dejándolo muchas veces en manos del Parlamento inglés, sobre todo a lo largo del siglo XVIII con los gobiernos de los monarcas alemanes Jorge I y Jorge II quienes “eran desconocedores de las costumbres inglesas”(Brinkley,1996:69) delegando así la administración de las colonias americanas en el Parlamento cuyos miembros “eran menos propensos que los monarcas del siglo XVII a tratar de estrechar el control del imperio”(Brinkley,1996:69).
Al culminar la Guerra de los Siete Años en 1763, si bien Inglaterra salió como la vencedora absoluta ganando territorios importantes a Francia en América[5], por otro lado la Corona inglesa perdió muchos recursos económicos y buscó organizar su imperio y además buscó encontrar nuevas, más seguras y mayores fuentes de provisión económica por lo que implantó “una política colonial imperialista” (Adams,1979:21) inédita[6] en sus colonias continentales en América. Así, fue una “cólera creciente”(Asimov,1994:1) la que se desencadenó comenzando por la Proclama de 1763 que establecía una línea que restringía la expansión hacia el oeste -más allá de los Apalaches- de las colonias para evitar las luchas con los indios que pudieran “perjudicar el comercio occidental”(Brinkley,1996:77), pero supeditando la libertad de expansión de las colonias a la administración de la Corona, lo cual por supuesto no fue de agrado para los colonos.
 Además,  para lograr fondos para incrementar el número de soldados en el ejército, el terrateniente George Grenville, nombrado jefe del Gobierno del Rey en 1763, impuso dos decretos que fueron refutados categóricamente por los colonos: La Ley del Azúcar en 1764 que promovía juicios por contrabando sin jurados locales y la Ley de la Moneda en el mismo año de 1764 que impedía la emisión de papel moneda a los colonos.
Luego, se promulgó la Ley del Timbre en 1765, que fue, como se diría coloquialmente, la gota que derramó el vaso, es decir, el punto álgido que colmó la paciencia de los colonos que lo consideraron un abuso por parte de la Corona y más aun por la falta de participación de los colonos en el Parlamento[7], y aunque dicha Ley del Timbre fue derogada en 1766, a partir de ella se desencadenaron una serie de protestas en contra de cualquier ley y decreto promulgada por la Corona, y, por otro lado, una imposición cada vez más estricta de leyes y ultimátums -consideradas como como leyes intolerables[8] por los colonos- por parte de la Corona que llevó a la Guerra de Independencia de Norteamérica inducida por la misma Corona inglesa cuando Jorge III emplazó a los colonos a “someterse o triunfar”(Guerrero,1998:62) y que culminó con el reconocimiento de la independencia de los Estados Unidos por parte del mismo Jorge III al suscribir el Tratado de Versalles en 1783.

Historiografía consultada 
 

ADAMS, Willi P., Los Estados Unidos de América. México, Siglo XXI, 1979

America’s Founding Fathers National Archives and Records Administration. En: http://www.archives.gov/exhibits/charters/constitution_founding_fathers.html

ASIMOV, Isaac. El nacimiento de los Estados Unidos. 1763 – 1816.  Alianza Editorial. 1994.

BRINKLEY, Alan, Historia de Estados Unidos. México DF., McGraw Hill, 1996

GUERRERO Y, Cristián; GUERRERO L., Cristián. Breve historia de los Estados Unidos de América.  1998. Ediciones Universitaria. Consultada en línea en noviembre de 2009 desde: http://books.google.co.ve/books?id=ldfQ82PUGOEC&printsec=frontcover&source=gbs_navlinks_s#v=onepage&q=&f=false

LARRABEE, Leonard, ed., Papers of Benjamin Franklin, vol. 5. 1959. pp. 387-92. Consultado en línea en noviembre de 2009 desde: http://www.constitution.org/bcp/albany.htm
 
MILLER, William. Historia de los Estados Unidos. México, Novaro, 1963


[1] Christopher Gadsden (16 de Febrero de 1724 – 15 de Septiembre de 1805) fue líder de los Hijos de la Libertad (Sons of Liberty) –movimiento secreto de rebelión promovido por la clase media norteamericana- en Carolina del Sur y participó en el Congreso intercolonial, en el Congreso Continental y fue posteriormente coronel del Ejército Continental.
[2] Dicha Ley del Timbre “había sido aprobada por la Cámara de los Comunes (27 de febrero) y la de los Lores (8 de marzo), y sus disposiciones debían aplicarse a partir del 7 de noviembre de 1765.  La Ley del Timbre concentró toda la oposición colonial a la legislación del Parlamento y fue el símbolo de la opresión británica hacia las colonias continentales”(Guerrero,1998:55).
[3] El Plan de Albany propuesto por Benjamín Franklin en 1754 constituye un antecedente importante de la idea de unidad de las colonias norteamericanas, aunque, a la sazón, lejos de considerar una independencia del imperio británico. La sujeción a la Corona y el orgullo de ser vasallos del Rey inglés fue patente en muchos de los documentos de los líderes de las colonias incluso en el Plan de Albany donde se expresa que: “That the said general government be administered by a President-General, to be appointed and supported by the crown”(Larrabe,1959) [Que dicho gobierno sea administrado por un Presidente General, que será designado y apoyado por la corona[traducción propia] ]. Pero ya para 1776 Thomas Paine en su panfleto Sentido Común refiere  que la reconciliación con Gran Bretaña es imposible (Brinley,1996:92)
[4] Las trece colonias y sus años de fundación:  Virginia (1607), Massachusetts (1620), Maryland (1632), Connecticut (1635), Rhode Island (1636), Carolina del Norte (1653), Nueva York (1664), Nueva Jersey (1664), Carolina del Sur (1670), Nuevo Hampshire (1679), Pennsylvania (1681), Delaware (1701), Georgia (1732)
[5] Con la firma del tratado de paz que puso fin a la Guerra de los Siete Años(1956-1963), Francia hubo de cederles todos sus territorios en Norteamérica hasta el Missisipi.
[6] Con algunos antecedentes en leyes previas como la Ley del Hierro en 1750, ley que personajes como Benjamín Franklin rechazó y dio cuentas de resentirla con frases como “Una madre sabia y buena no haría esto”(Miller,1963:152)
 
[7] Así los colonos refirieron la conocida frase “No taxation without representation” (Adams,1979:21) [No impuestos sin representación[traducción propia]]
 
[8] Tal fue el caso de las Leyes Coercitivas, que fueron promulgadas por la Corona inglesa a partir de 1773, a raíz de la crisis de la Compañía de las Indias Orientales, y en dichas leyes la Corona restringía e imponía su control sobre el comercio en las colonias norteamericanas e incluso, en lo que respecta especialmente a imposiciones sobre la colonia de Massachussets –siendo una de las principales colonias que se rebeló- promulgó la Ley del Gobierno de Massachussets en 1774 con la cual se “derogó la carta fundacional y dispuso que los miembros de la Legislatura sería designados por el Rey, que el Gobernador nombraría a los funcionarios judiciales y a los miembros de los jurados; y que los Townmeetings sólo podrían llevarse a cabo con el permiso previo de la autoridad competente”(Guerrero,1998:59-60).

Realizado por: Mery Pérez
 

Créditos:

photo credit: crazysanman.history via photopin cc

Temas a elegir:

Reflexiones Historia Canciones Libros propósito Biblia Relatos Concursos Poemas Frases Microrrelatos Películas #ReflexionaEsto Ciencia Educación amor pasado vida Khalil Gibran Personajes concurso ARMA UNA HISTORIA BASADA EN UNA IMAGEN Historia de Venezuela ciencia en tu vida concurso "FRASELETREANDO" concurso MICROFANTASY concurso de Microrrelatos "MICROLOVE" muerte Ciencias Sociales Representaciones Sociales Siglo XX Venezuela quimera Antropología TresDíasTresCitas amistad avanzar el otro #Historia #ViveLaHistoria #PasiónPorLaHistoria #TriviaRespuesta #TriviaHistoria #Trivia Cuentos Educación a Distancia El Profeta Espíritu Santo Funcionalismo Historiografía John Lennon Rosario Castellanos The Beatles adiós buscar destino dolor encontrar libertad plan de Dios proyecto de vida ser feliz servicio soledad tiempo verdad voluntad de Dios y si #creaunahistoria A day in the life ABBA Alice Herz-Sommer Ananké Anne Hathaway Así habló Zarathustra Augusto Cury Beatriz Alicia García Bee Gees Black Wolf Award Canción del Elegido Cesare Pavese Ciudadanía 2.0 Concurso “Mil Maneras de Morir” Cover my eyes Edgar Allan Poe El Idiota El breve espacio en que no estás El cuervo El principito El privilegio de amar Ensayo Estructuralismo Fiódor Dostoyeski Gané Mi Paz Gloria Estefan Google+ Haiku Heródoto Histoire du Cinema Historiografía Cristiana Historiografía Eclesiástica How I dreamed a dream I started a Joke In my life Interpretación de la Biblia Jabberwocky Jacinto Convit Jean Luc Godard Joan Manuel Serrat Ku Klux Klan Lewis Carroll Los Miserables Lucero y Mijares Luciano Pereyra Luis Miguel Luz de mis ojos Marillion Mecano Microcuentos Ministerio de la Defensa de Venezuela Mr Magorium Naturaleza Muerta Oscar Wilde Pablo Milanés Palabras de Amor Paráclito Pimpinela Premios Parabatais Pueblo Blanco Puedes llegar Rebelión Boxer Regla de Oro Rubén Blades Serrat Sin ti Soledad Bravo Talibán Tucídides Tácito Tú puedes Walt Whitman X-Men a diario abandono análisis crítico bondad búsqueda calidad de vida cambio catarsis cielo complejidad concurso ARMA UNA HISTORIA BASADA EN UNA CANCIÓN concurso de Microcuentos "MICROTERROR III" concurso de relatos "DEL MÁS ALLÁ" concurso de relatos "LA ÚLTIMA NOCHE DEL MUNDO" concurso de relatos "SAN VALENTÍN" concurso “FRASES EN IMÁGENES” consolación controlar los pensamientos crear deber decisión deseo desesperanza desvanecerse dime ven el ruiseñor y la rosa esclavitud espejo esperar existencia abierta gatos hechos sociales holismo imágenes no visualizadas Google+ indiferencia lazos lecciones madre. mamá maestra vida método científico niñez no generalizar objetivos oportunidad paradigmas plan a cuadros plan biográfico plan comparativo plan morfológico poder de la música presentación resumida querer racionalismo ser duros serendipia ternura tristeza una vida iluminada utilidad verdad cognoscible