Clío en el espejo

¡Hola, bienvenid@!. Cada uno de nosotros construye y, a la vez, es construido por su historia en el espejo. Y la historia siempre llega a ser diáfana. Espero conocer de tus historias, aquí comparto de las mías. Muchas gracias por la visita. ¡Éxitos y bendiciones!

Lo último

Algo de estudio histórico: Historia de EE.UU - Doctrina Monroe


Los últimos acontecimientos en España y Portugal muestran que Europa se manifiesta todavía inestable. De esta circunstancia importante no puede darse prueba más contundente que el hecho de que las potencias aliadas hayan estimado conveniente, basándose en cualquier principio satisfactorio para ellas, intervenir por la fuerza en los asuntos internos de España
 
 
            El texto analizado corresponde a parte de lo expresado por el presidente de los Estados Unidos James Monroe[1], en su discurso de fecha 2 de diciembre de 1823, como mensaje anual presidencial, y de cuyo contenido se desprende la que se ha conocido en la historiografía como Doctrina Monroe, que afianza su soberanía y que constituye una de las primeras evidencias de los planes expansionistas y hegemónicos de los Estados Unidos característicos de su política exterior. En ese mensaje anual del presidente Monroe, se plantean los postulados que sobre relaciones exteriores había considerado el político norteamericano John Quincy Adams, quien dio cuentas de las perspectivas norteamericanas de relaciones internacionales de no intromisión en los asuntos europeos[2] y se negó a aliarse -según propuesta del ministro británico George Canning- con Gran Bretaña para luchar contra posibles ingerencias de países europeos como Francia y Rusia en América, declarando que “[s]ería más honrado, y también más digno, declarar explícitamente nuestros principios a Rusia y a Francia, que llegar en una piragua detrás del acorazado británico”(Morison,1980:238).

 
            La Doctrina Monroe que, de manera bastante simplificada y somera, se sintetiza en la frase “América para los americanos” engloba tres postulados principales: separación entre los asuntos americanos y los europeos, no colonización y no intervención[3]. En el desarrollo histórico que conllevó a la concepción de los postulados que engloba la Doctrina Monroe, se tiene que a partir de 1815, cuando finalmente Napoleón Bonaparte es derrotado por las potencias aliadas, los Estados Unidos deciden dar la espalda al viejo continente, manifestando abiertamente su rechazo hacia las políticas europeas. Así, Estados Unidos “se declaró neutral ante las guerras entre España y las colonias rebeldes”(Brinkley,1996:192) y además al vender “barcos y provisiones a los revolucionarios”(Brinkley,1996:192) dio cuentas de que estaba a favor de los rebeldes. En 1822, Monroe “estableció relaciones diplomáticas con cinco nuevas naciones: La Plata (después Argentina), Chile, Perú, Colombia y México, y convirtió a Estados Unidos en el primer país en reconocerlo”(Brinkley,1996:192)

Así, la administración de Monroe advirtió a los poderes imperiales europeos que no interfiesen en los asuntos de los estados latinoamericanos de reciente independencia o en potenciales territorios de Estados Unidos -como el caso de Cuba de la cual esperaban los norteamericanos que votase “por unirse a los Estados Unidos”(Morison,1980:238)- . Si bien los estadounidenses se oponían a las colonias europeas en el Nuevo Mundo, por otro lado, ellos  deseaban aumentar su influencia y vínculos comerciales en América del Sur. Y el mercantilismo europeo constituía el mayor obstáculo para la expansión económica de EE.UU, ya que temían una recolonización en América del Sur por parte de España y Francia, aunque Adams consideraba “que había muy poco peligro de una intervanción armada en la América Latina”(Morison,1980:238). Por otro lado, veían los norteamericanos que Rusia estaba extendiendo su presencia hacia el sur desde Alaska “haciendo avanzar sus puestos comerciales desde Alaska, hacia el Sur, hasta la bahía de San Francisco”(Morison,1980:238).
 
También los británicos tenían un gran interés en asegurar la desaparición del colonialismo español junto con todas las restricciones comerciales que España imponía. Así fue  como a principios de 1823 el ministro de Relaciones Exteriores británico George Canning sugirió el mencionado acuerdo, de que ambas naciones emitirían una declaración conjunta para disuadir a cualquier otro poder de intervenir en territorios americanos al Sur de Estados Unidos (Centroamérica y Suramérica) y como se mencionó, el Secretario de Estado de EE.UU., John Quincy Adams, se opuso a la cooperación con Gran Bretaña, sosteniendo que una declaración de carácter bilateral de los Estados Unidos podría limitar la expansión en el futuro, se argumentaba que los británicos no estaban comprometidos con el reconocimiento de las repúblicas de América Latina y además que tenían los británicos motivaciones imperiales propias sobre América Latina. 

            Los postulados de Monroe, aunque fueron bien vistos a la sazón por los estadounidenses “fueron pocas las personas que apreciaran su significado”(Morison,1980:239). Para la segunda mitad del siglo XIX y en lo sucesivo, la declaración de Monroe, en combinación con las ideas del Destino Manifiesto que consideraba “que el destino de Estados Unidos (determinado por Dios y por la historia) era expandir sus fronteras a lo largo de una vasta superficie, una extensión que incluía todo el continente de América del Norte, aunque no necesariamente se limitaba al mismo”(Brinkley,1996:265), han servido de apoyo para la expansión de EE.UU. en el continente americano y los partidarios de dichas políticas  expansionistas no consideraron que las mismas “tenía[n] fines egoístas, por el contrario era un intento altruista por extender las libertades de Estados Unidos a otros confines”(Brinkley,1996:265).

El primer presidente que se remitió a la Doctrina Monroe fue Polk (quien gobernó entre 1845 y 1849)  y “dándole tal nombre [Doctrina Monroe]”(Morison,1980:239) a los postulados de Monroe. Ya para finales del siglo XIX, el poder económico y militar de EE.UU. le ha permitido hacer cumplir los postulados de la doctrina Monroe, tomando de los postulados expresados por Monroe, además de añadidos por los distintos gobernantes de Estados Unidos a lo largo de su historia, y se ha llegado a justificar largamente la intervención unilateral de los EE.UU. en América Latina .y en otros lugares alrededor del mundo- y en  este sentido, particularmente en lo que se refiere a América Latina, EE. UU., entre otras cosas, ha participado en “la promoción de golpes de Estado (...) en donde han resultado ser muchos los militares que, alumnos en su momento de la Escuela de las Américas, creado por EE.UU., se han entregado a tales prácticas(Taibo,2002:44)

Historiografía consultada

America’s Founding Fathers National Archives and Records Administration.
En: http://www.archives.gov/exhibits/charters/constitution_founding_fathers.html

BRINKLEY, Alan, Historia de Estados Unidos. México DF., McGraw Hill, 1996

GUERRERO Y, Cristián; GUERRERO L., Cristián. Breve historia de los Estados Unidos de América.  1998. Ediciones Universitaria. Consultada en línea en noviembre de 2009 desde: http://books.google.co.ve/books?id=ldfQ82PUGOEC&printsec=frontcover&source=gbs_navlinks_s#v=onepage&q=&f=false

MORISON, Samuel Eliot. Historia de Los Estados Unidos De Norteamérica.
Fondo de Cultura Económica. México, 1980. pp. 967.
 
NEVINS & COMMAGER. A Short history of the United States.
The Modern Library. New York, 1956. pp. 593.
 
TAIBO, Carlos. Guerra entre barbaries. Hegemonía norteamericana, terrorismo de Estado y resistencias.Punto de lectura, Madrid, 2002.


[1]   James Monroe (1758-1831) fue el quinto presidente de los Estados Unidos de América, último de la generación que protagonizó la Revolución por la Independencia. Gobernó entre 1817 y 1825 en la denominada etapa de los buenos sentimientos por estar caracterizada por la paz y el progreso económico.
[2] Como antecedente de la característica aislacionista y unilateral de la política exterior de los Estados Unidos a lo largo de su historia.
[3]  Así se refiere en el mensaje de Monroe de 1823 en referencia a la actuación del país norteamericano: “No nos hemos entrometido ni hemos de entrometernos con las actuales colonias o dependencias de ninguna potencia europea”(Morison,1980:239) y además “Nunca hemos intervenido en las guerras de las potencias europeas sobre cuestiones concernientes a ellas, ni se aviene a nuestra política hacerlo”(Morison,1980:239).
       Por otro lado tambíen indica “Los continentes americanos... no podrán considerarse ya campo de futura colonización por ninguna potencia europea”(Morison,1980:239) y “el sistema político de las potencias aliadas es esencialmente distinto... del de los Estados Unidos de América. Consideraremos todo intento de su parte por extender su sistema como peligroso para nuestra paz y seguridad”(Morison,1980:239)

Realizado por: Mery Pérez

Créditos:

photo credit: Thomas Hawk via photopin cc

Temas a elegir:

Reflexiones Historia Canciones Libros propósito Biblia Relatos Concursos Poemas Frases Microrrelatos Películas #ReflexionaEsto Ciencia Educación amor pasado vida Khalil Gibran Personajes concurso ARMA UNA HISTORIA BASADA EN UNA IMAGEN Historia de Venezuela ciencia en tu vida concurso "FRASELETREANDO" concurso MICROFANTASY concurso de Microrrelatos "MICROLOVE" muerte Ciencias Sociales Representaciones Sociales Siglo XX Venezuela quimera Antropología TresDíasTresCitas amistad avanzar el otro #Historia #ViveLaHistoria #PasiónPorLaHistoria #TriviaRespuesta #TriviaHistoria #Trivia Cuentos Educación a Distancia El Profeta Espíritu Santo Funcionalismo Historiografía John Lennon Rosario Castellanos The Beatles adiós buscar destino dolor encontrar libertad plan de Dios proyecto de vida ser feliz servicio soledad tiempo verdad voluntad de Dios y si #creaunahistoria A day in the life ABBA Alice Herz-Sommer Ananké Anne Hathaway Así habló Zarathustra Augusto Cury Beatriz Alicia García Bee Gees Black Wolf Award Canción del Elegido Cesare Pavese Ciudadanía 2.0 Concurso “Mil Maneras de Morir” Cover my eyes Edgar Allan Poe El Idiota El breve espacio en que no estás El cuervo El principito El privilegio de amar Ensayo Estructuralismo Fiódor Dostoyeski Gané Mi Paz Gloria Estefan Google+ Haiku Heródoto Histoire du Cinema Historiografía Cristiana Historiografía Eclesiástica How I dreamed a dream I started a Joke In my life Interpretación de la Biblia Jabberwocky Jacinto Convit Jean Luc Godard Joan Manuel Serrat Ku Klux Klan Lewis Carroll Los Miserables Lucero y Mijares Luciano Pereyra Luis Miguel Luz de mis ojos Marillion Mecano Microcuentos Ministerio de la Defensa de Venezuela Mr Magorium Naturaleza Muerta Oscar Wilde Pablo Milanés Palabras de Amor Paráclito Pimpinela Premios Parabatais Pueblo Blanco Puedes llegar Rebelión Boxer Regla de Oro Rubén Blades Serrat Sin ti Soledad Bravo Talibán Tucídides Tácito Tú puedes Walt Whitman X-Men a diario abandono análisis crítico bondad búsqueda calidad de vida cambio catarsis cielo complejidad concurso ARMA UNA HISTORIA BASADA EN UNA CANCIÓN concurso de Microcuentos "MICROTERROR III" concurso de relatos "DEL MÁS ALLÁ" concurso de relatos "LA ÚLTIMA NOCHE DEL MUNDO" concurso de relatos "SAN VALENTÍN" concurso “FRASES EN IMÁGENES” consolación controlar los pensamientos crear deber decisión deseo desesperanza desvanecerse dime ven el ruiseñor y la rosa esclavitud espejo esperar existencia abierta gatos hechos sociales holismo imágenes no visualizadas Google+ indiferencia lazos lecciones madre. mamá maestra vida método científico niñez no generalizar objetivos oportunidad paradigmas plan a cuadros plan biográfico plan comparativo plan morfológico poder de la música presentación resumida querer racionalismo ser duros serendipia ternura tristeza una vida iluminada utilidad verdad cognoscible