Clío en el espejo

¡Hola, bienvenid@!. Cada uno de nosotros construye y, a la vez, es construido por su historia en el espejo. Y la historia siempre llega a ser diáfana. Espero conocer de tus historias, aquí comparto de las mías. Muchas gracias por la visita. ¡Éxitos y bendiciones!

Lo último

Algo de estudio histórico: Sobre la filosofía de la historia en Hegel


"Lo que el hombre es realmente, tiene que serlo idealmente." Georg Wilhelm Friedrich Hegel (1770-1831). Filósofo alemán.
 
Sobre la filosofía de la historia en Hegel
 
El término filosofía de la historia fue utilizado por primera vez por el filósofo francés Voltaire en el siglo XVIII, en su Ensayo sobre las costumbres y el espíritu de las naciones, y acuñó Voltaire dicho término con el fin de establecer la distinción entre la historia narrativa -que sólo narraba lo hechos y fechas en que estos sucedieron- y un nuevo concepto de Historia, que explicase la razón de los hechos en sí y que, en el caso de Voltaire consideraba que el proceso histórico es obra de la voluntad y la razón humana antes que resultado de los designios de la providencia como pregonaba la fe cristiana. Y, a partir de allí, la filosofía de la historia históricamente busca encontrar en la interpretación del pasado las posibilidades de un curso racional futuro de la historia.
 
            El filósofo alemán Friedrich Hegel otorga como razón de los hechos o de la Historia a la búsqueda del logro de la libertad al lograr ser el Espíritu en la razón, en la autoconciencia del Espíritu, el cual se desarrolla a lo largo de la Historia para lograr el conocimiento de sí, es decir, la autoconciencia. Y el ser del Espíritu se encuentra desde el comienzo para presentarse como fenómeno en el fin. Como lo indica Eduardo Vásquez en su texto Dialéctica e Historia, para Hegel “...la finalidad que han perseguido los hombres con sus acciones y pensamientos es la realización de la Libertad (Vásquez,1973:11) y además “...lo que se encuentra al final ya estaba en el comienzo, pues el final constituye el desarrollo de lo que está contenido en germen en una etapa anterior(Vásquez,1973:11).
 
             Y la libertad para Hegel es igual a la razón, “razón significa libertad(Vásquez,1973:12). Más claramente cita Eduardo Vásquez a Hegel: “El fin de la historia universal es, por lo tanto, que el espíritu llegue a saber lo que es verdaderamente y haga objetivo este saber, lo realice en un mundo presente, se produzca a sí mismo objetivamente(Vásquez,1973:26). En este mismo orden de ideas, refiere José Rafael Herrera que “La razón del hombre no es el Summun del saber , la reunión externa, pasiva, esto es: reflexiva, del conocimiento humano, sino, por el contrario, es el resultado de la reconstrucción de su historia(Herrera,2006:105). Esto es, la historia desarrolla la razón, toda vez que esta última se obtiene de la reconstrucción de la historia del hombre.
 
Hegel explica el curso de la historia universal a partir de la constante oposición dialéctica entre dos elementos fundamentales: la existencia ideal del fin último del Espíritu y la existencia real de sus diversas objetivaciones en el mundo. Así, siendo que el Espíritu debería ser algo inmaterial, se desarrolla en el mundo material y se materializa o se hace fenómeno en lo sensible con lo que  ...lo espiritual o el pensar, nada son por sí mismos, sino que, para llegar a ser lo que son, necesitan algo distinto, algo diferente de ellos. El espíritu nada es sin lo que no es espíritu(Vásquez,1973:12). ,De esta manera, el progresivo conocimiento que el Espíritu adquiere de sí mismo solamente es posible a través del constante enfrentamiento con su negación dialéctica, esto es, el enfrentamiento con el mundo en donde el Espíritu no se ha objetivado como absoluto o del todo, toda vez que “El proceso del desarrollo del espíritu es llegar a ser espíritu absoluto(Vásquez,1973:30); así la historia universal será para Hegel el proceso por medio del cual el Espíritu llega a saber de sí lo que es: “El fin de la historia universal es, por lo tanto, que el espíritu llegue a saber lo que es verdaderamente y haga objetivo este saber, lo realice en un mundo presente, se produzca a sí mismo objetivamente(Vásquez,1973:26).
 
            El Espíritu hegeliano viene a sustituir el Dios de la teología,  por tanto, el Espíritu, como el Dios teológico, define el devenir de la humanidad, por lo que, como se mencionó previamente, justamente el devenir o la historia se dirige al conocimiento del Espíritu de lo que él es verdaderamente. No obstante, la filosofía de la historia de Hegel es también dialéctica, pues es a la vez teísmo – con el Espíritu como Dios- y ateísmo pues su Dios es material, y en este sentido como concluyó  Feuerbach: “La materia, por cierto, está puesta en Dios, vale decir, está puesta como Dios y poner a la materia como Dios equivale a decir: no hay Dios; equivale por tanto a suprimir (aufheben) la teología y reconocer la verdad del materialismo(Vásquez,1973:29) y así, entonces, una vez más dialécticamente “El espíritu sólo adquiere verdad y realidad en la alteridad. Su exteriorización y enajenación, es a la vez su pérdida en la alteridad y su realización. La enajenación del espíritu, la posición de sí mismo como alteridad, es negación del espíritu como realidad abstracta.(Vásquez,1973:29).
 
El conocimiento progresivo del Espíritu acerca de sí mismo, su autoconciencia, implica, necesariamente, el conocimiento progresivo de su libertad inherente. Siendo así, al desarrollarse a lo largo de la historia, el Espíritu está cada vez más consciente de que es libre; y más aún, el Espíritu procura que todo cuanto sabe de sí, se realice. Por ello, el continuo conocimiento de sí mismo implica, para el Espíritu, no una mera abstracción históricamente estéril, sino la profunda necesidad de concretarse gradualmente en la historia universal. Para Hegel, el Espíritu no puede ir en contra del proceso de progresiva objetivación, y asumir que el Espíritu progresa indefectiblemente en su autoconocimiento o autoconciencia y en su realización histórica, equivale a asumir que la libertad que lo compone esencialmente, al adquirir mayor conciencia de sí misma, se hace cada vez más patente en la historia universal.
 
Por lo tanto, la libertad infinita del Espíritu ha de ir haciéndose más consciente de sí misma y, paralelamente, más real, al ir la historia desarrollándose: “El Espíritu es histórico. Su historicidad se cumple en el tiempo y se cumple alienándose: “... la historia es el devenir que sabe, el devenir que se mediatiza a sí mismo – el espíritu enajenado en el tiempo” (Vásquez,1973:39). Así: “La alineación del Espíritu en el tiempo se verifica exteriorizándose y la objetivación es alineación. De la objetivación y alineación del Espíritu en el tiempo surgen los distintos mundos históricos, las distintas figuras y configuraciones (Gestalt) del Espíritu, las cuales constituyen el devenir del Espíritu o el llegar a ser lo que él es desde el comienzo (Vásquez,1973:39-40). El desarrolla de la historia constituye “el camino del dramático y desmitificador traspaso de las diferentes posiciones del saber aparente, que se delatan en su deficiencia e incapacidad para la verdad, que van pereciendo para dar comienzo a nuevas formas y figuras, siempre nuevas y siempre viejas. Este es, para Hegel, el transcurrir de la experiencia que la conciencia, que experimenta sobre sus propios pasos, lleva a cabo, cabe decir: que va sometiendo a prueba, verificando, falseando, en medio de su absoluto devenir: en devenir de la verdad que le es inmanente al saber, precisamente porque “este camino hacia la ciencia es ya, él mismo, la ciencia(Herrera,2006:110)
 
Se evidencia en Hegel que la razón no constituye sólo un instrumento de investigación para el sujeto, sino que la realidad misma es razón desarrollándose a través del espacio y el tiempo, esto es, en la Historia. Hegel proclama una concepción discursiva de la verdad. La verdad no puede ser nunca algo inmediato, revelado totalmente aquí y ahora, sino que tiene que ser entendida como proceso. Es acumulación de experiencia, y no vivencia instantánea y aislada, es integración sucesiva y dialéctica con el cosmos que le rodea. La verdad concreta del aquí y el ahora es para Hegel algo abstracto e incompleto, pero debemos “ser capaces de reconstruir nuestro pasado y de someterlo a una profunda y desprejuiciada reconsideración crítica e histórica(Herrera:2006,112). Conocimiento es totalidad, y la totalidad se revela como proceso en el tiempo, como devenir, ya que “la realidad se construye como resultado de la actividad, de la confrontación, de la lucha, por la conquista del reconocimiento (Herrera:2006,113).
 
El Espíritu tiene que desarrollarse a lo largo de la historia, como lo deja claro Hegel,: “”La meta, el saber absoluto o el Espíritu que se sabe a sí mismo como espíritu, tiene como su camino el recuerdo de los espíritus como son en ellos mismos y como llevan a cabo la organización de su reino. Su conservación, vista por el lado de su existencia sensible libre, que aparece en la forma de la contingencia, es la historia; pero vista por el lado de su organización conceptual es la ciencia del saber que aparece; ambos conjuntamente, la historia concebida, forman el recuerdo y el calvario del Espíritu absoluto, la realidad, la verdad y la certeza de su trono, sin el cual el Espíritu absoluto sería la soledad sin vida” (Vásquez:1973,42).   

Para Hegel lo verdadero es el todo y el todo, lo absoluto, es resultado, esto es, devenir. Por otro lado, el todo o lo absoluto no puede ser sino sujeto, esto es, sustancia espiritual, porque lo que existe en devenir es idea orientada hacia un fin y esto es ya conciencia o una forma de conciencia, tanto más que el resultado, el fin, no es sino el comienzo que vuelve sobre sí mismo, y lo que vuelve sobre sí mismo es espíritu: “El Espíritu se niega a sí mismo afirmándose en la alteridad (mundo sensible). Esta afirmación es una negación que conserva lo negado. La negación a su vez tiene que ser negada: negación de la negación. Sólo esta segunda negación es la verdad del Espíritu(Vásquez:1973,40).
 
BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA

José Rafael Herrera. Tres consideraciones sobre el sentido histórico de la Fenomenología de Espíritu de Hegel. En: Apuntes filosóficos. Revista Semestral No. 29. Venezuela. Escuela de Filosofía UCV. 2006. pp. 99-119.

VÁSQUEZ, Eduardo. Dialéctica e Historia. Caracas . FHE. 1973. p. 46.

Créditos:
photo credit: Accidental Hedonist via photopin cc

Temas a elegir:

Reflexiones Historia Canciones Libros propósito Biblia Relatos Concursos Poemas Frases Microrrelatos Películas #ReflexionaEsto Ciencia Educación amor pasado vida Khalil Gibran Personajes concurso ARMA UNA HISTORIA BASADA EN UNA IMAGEN Historia de Venezuela ciencia en tu vida concurso "FRASELETREANDO" concurso MICROFANTASY concurso de Microrrelatos "MICROLOVE" muerte Ciencias Sociales Representaciones Sociales Siglo XX Venezuela quimera Antropología TresDíasTresCitas amistad avanzar el otro #Historia #ViveLaHistoria #PasiónPorLaHistoria #TriviaRespuesta #TriviaHistoria #Trivia Cuentos Educación a Distancia El Profeta Espíritu Santo Funcionalismo Historiografía John Lennon Rosario Castellanos The Beatles adiós buscar destino dolor encontrar libertad plan de Dios proyecto de vida ser feliz servicio soledad tiempo verdad voluntad de Dios y si #creaunahistoria A day in the life ABBA Alice Herz-Sommer Ananké Anne Hathaway Así habló Zarathustra Augusto Cury Beatriz Alicia García Bee Gees Black Wolf Award Canción del Elegido Cesare Pavese Ciudadanía 2.0 Concurso “Mil Maneras de Morir” Cover my eyes Edgar Allan Poe El Idiota El breve espacio en que no estás El cuervo El principito El privilegio de amar Ensayo Estructuralismo Fiódor Dostoyeski Gané Mi Paz Gloria Estefan Google+ Haiku Heródoto Histoire du Cinema Historiografía Cristiana Historiografía Eclesiástica How I dreamed a dream I started a Joke In my life Interpretación de la Biblia Jabberwocky Jacinto Convit Jean Luc Godard Joan Manuel Serrat Ku Klux Klan Lewis Carroll Los Miserables Lucero y Mijares Luciano Pereyra Luis Miguel Luz de mis ojos Marillion Mecano Microcuentos Ministerio de la Defensa de Venezuela Mr Magorium Naturaleza Muerta Oscar Wilde Pablo Milanés Palabras de Amor Paráclito Pimpinela Premios Parabatais Pueblo Blanco Puedes llegar Rebelión Boxer Regla de Oro Rubén Blades Serrat Sin ti Soledad Bravo Talibán Tucídides Tácito Tú puedes Walt Whitman X-Men a diario abandono análisis crítico bondad búsqueda calidad de vida cambio catarsis cielo complejidad concurso ARMA UNA HISTORIA BASADA EN UNA CANCIÓN concurso de Microcuentos "MICROTERROR III" concurso de relatos "DEL MÁS ALLÁ" concurso de relatos "LA ÚLTIMA NOCHE DEL MUNDO" concurso de relatos "SAN VALENTÍN" concurso “FRASES EN IMÁGENES” consolación controlar los pensamientos crear deber decisión deseo desesperanza desvanecerse dime ven el ruiseñor y la rosa esclavitud espejo esperar existencia abierta gatos hechos sociales holismo imágenes no visualizadas Google+ indiferencia lazos lecciones madre. mamá maestra vida método científico niñez no generalizar objetivos oportunidad paradigmas plan a cuadros plan biográfico plan comparativo plan morfológico poder de la música presentación resumida querer racionalismo ser duros serendipia ternura tristeza una vida iluminada utilidad verdad cognoscible