Clío en el espejo

¡Hola, bienvenid@!. Cada uno de nosotros construye y, a la vez, es construido por su historia en el espejo. Y la historia siempre llega a ser diáfana. Espero conocer de tus historias, aquí comparto de las mías. Muchas gracias por la visita. ¡Éxitos y bendiciones!

Lo último

Algo de estudio histórico: Dictatus Papae

"Amé la justicia y odié la iniquidad, por eso muero en el destierro." Gregorio VII  (aprox. 1020 - 1085). Papa 157 de la Iglesia Católica.

Dictatus Papae[1]

A) Información


Naturaleza del Texto


El Dictatus papae constituye un documento informativo de las ideas religiosas de la época de las postrimerías del siglo XI  (1075), escrito por el Papa Gregorio VII, que contiene 27 proposiciones, que especifican y dejan en claro los derechos, según Gregorio VII, atribuibles al Papa en su condición de sucesor de San Pedro en la dirección de la Iglesia Católica, ya que los mecanismos para lograr la victoria de la voluntad de Dios en la tierra de acuerdo a Gregorio VII “eran la obediencia a las leyes de la Iglesia y al Papa, sobre quien, como sucesor de San Pedro, debía recaer la terrible responsabilidad de juzgar de lo bueno y de lo malo, lo justo y lo injusto[2] y por ello la importancia de documentarlas para precisar las características de esas leyes y preceptos, en el caso del Dictatus Papae, en referencia al Papa y por ser éste parte de la Iglesia, formaban también esos preceptos parte de las leyes de la Iglesia, por lo que constituye una fuente de primera mano referente a la época en que se redactó.
 

Extracción del Texto

El texto es atribuido a una autoridad religiosa, específicamente al Papa Gregorio VII, representante máximo o Sumo Pontífice de la Iglesia Católica para la época en que se escribió dicho documento y tiene alcance a nivel de la mayor parte de Europa que era de religión Católica.

Ámbito Histórico

El documento fue escrito en el año 1075 en un ambiente en el cual el feudalismo estaba causando estragos en el estamento clerical de la Iglesia Católica que constituía la religión preponderante entre los europeos, y se estaba amenazando el carácter espiritual de la misma con el problema de la investidura laica[3],  pues los monarcas querían tener control sobre las posesiones de la Iglesia colocando como obispos de las iglesias de las ciudades vasallos que estuvieran bajo su total control. La potestad del nombramiento de los obispos por parte de los emperadores del Sacro Imperio Romano Germánico data de la época de Otón I en el año 962. Es en ese momento de crisis donde entra en escena Gregorio VII con sus preceptos plasmados en el Dictatus Papae. Ya los predecesores de Gregorio en el papado, León IX y Nicolás II habían caído en cuenta de las consecuencias nefastas que la investidura laica estaba acarreando en la Iglesia e hicieron sus aportes en la búsqueda de terminar con esos males, aquél a través de varios sínodos y éste con el sínodo de Letrán, donde hacen ajustes de cuentas en lo referente a la simonía[4], el nicolaismo[5] y la investidura laica
 

Autor

El autor del documento fue el Papa Gregorio VII (Soana,  aprox.1020 – Salerno, 25 de mayo de 1085). Aunque algunos estudiosos han planteado la  posibilidad de que el autor fuese otro, se concluye que el documento fue escrito por Gregorio VII ya que P.W. Peitz “... demostró que no era obra del cardenal Deusdédit o de algún otro personaje coetáneo, sino del mismo Gregorio VII...[6].
Gregorio VII fue el nombre escogido como Papa por Hildebrando Aldobrandeschi natural de Soana, en la región de Toscana,  que nació cerca del año 1020 y que fue monje posiblemente del monasterio de Cluny[7], y aunque no está establecida con exactitud la formación de Hildebrando en el monasterio de Cluny, sus cualidades espirituales son características del espíritu monacal de Cluny, estando la vida del futuro Papa Gregorio VII, enfocada al trabajo por la Iglesia, en distintos cargos durante los pontificados de sus tres predecesores en el solio pontificio, a saber León IX, Nicolás II y Alejandro II. De hecho, León IX y Nicolás II pusieron los fundamentos de la que es conocida en la historiografía como reforma gregoriana, nombre asignado por lo crucial de la participación de Gregorio VII en la misma, y que se extendió a lo largo de los siglos XI y XII, hasta su concertación en el pontificado de Inocencio III hacia finales del siglo XII y principios del siglo XIII.
Gregorio VII también se había sensibilizado respecto a las taras en la Iglesia de la simonía y el nicolaismo consecuencias mayormente de la investidura laica,  y acongojado por dicha situación, como se desprende de comentarios en sus cartas, como el siguiente a san Hugo, abad de Cluny en el mismo año en el que publica el Dictatus Papae, esto es, en el 1075: “Me rodean un inmenso dolor y una tristeza universal porque la Iglesia oriental se aparta de la fe; y si miro hacia occidente, al mediodía o al septentrión, casi no encuentro obispos legítimos por la elección o por la vida, que gobiernen el pueblo cristiano por amor a Cristo. Lo hacen por ambición mundana”[8].
 
Y con el fervor del Ora et Labora de San Benito[9], Gregorio VII no será de los que se quedan cruzados de brazos, sino que, una vez investido con el honor del Papado y previamente en sus responsabilidades sacerdotales en sujeción a sus predecesores, se dedica a la búsqueda de soluciones a estos problemas.  Y entre los muchos decretos, escritos y acciones que lleva a cabo el Papa Gregorio VII, se inscribe el Dictatus Papae como un paradigma claro de su acción pastoril, siendo Gregorio VII causa de descontento para los jerarcas laicos como los emperadores y reyes europeos, por su marcada inclinación hacia la búsqueda de la supremacía del Papa con respecto a los emperadores y reyes, como se desprende en el Dictatus Papae del precepto 12, esto es, “Que a él es lícito deponer emperadores” y del precepto 27, a saber, “Que (el Papa) puede del juramento de fidelidad a los inicuos absolver a los súbditos”.  Y, de hecho, impulsado por su convicción de la validez de estos preceptos Gregorio VII ejecuta acciones que llevan a la controversia llamada querella de las investiduras en la cual el rey Enrique IV (1056-1106) de Alemania  se rebela contra el Papa, difamándolo y haciendo que el Papa ponga en práctica los preceptos precepto 12 y 27 excomulgando al rey alemán y liberando a sus súbditos de la obediencia al mismo.
 
Estas acciones van encauzadas por la lucha de Gregorio VII contra los mencionados males de la  simonía y el nicolaismo, consecuencias del mal mayor de la investidura laica. En ese sentido es que el Papa  en febrero de 1075, después de excomulgar a varios obispos, entre ellos cinco consejeros del monarca alemán[10] y lanzar anatema contra Roberto Guiscardo, duque de Apulia, infiel a sus promesas, decreta, si hemos de creer a Hugo de Flavigny, lo siguiente: “Cualquiera que en lo sucesivo reciba un obispado o una abadía de mano de una persona seglar no será tenido como obispo o abad. Perderá la gracia de San Pedro y no podrá entrar en el templo. Igualmente, si un emperador, duque, marqués o cualquier otra autoridad osare dar la investidura de un obispado o de otra dignidad eclesiástica, sepa que incurre en idénticas penas””[11] y en este decreto se siente aludido y perjudicado el monarca alemán Enrique IV, quien entonces comienza sus difamaciones contra el Sumo Pontífice desencadenando en su excomunión y en su posterior sumisión al Papa -una vez que se percata de que se encuentra solo en su lucha contra el Papa- en el suceso con talante de humillación para el monarca alemán acaecido en el año 1077 en el castillo de Canossa, donde se encontraba hospedado a la sazón el Papa en vísperas de una dieta a celebrarse en Ausburgo, para definir el estado de la excomunión promulgada por el Papa sobre el rey alemán, y por la visita de Enrique IV en términos reconciliatorios el Papa levanta la excomunión contra el monarca.
            No obstante la reconciliación, la contienda entre Enrique IV y Gregorio VII se extendió hasta la muerte de este último en el año 1085, ya que el monarca alemán volvió a enfrentarse contra el Papa e incluso a condenarlo a morir en el exilio.

Cronología

El texto se encuentra entre los documentos de la Iglesia escritos mas no publicados por el Papa Gregorio VII para mediados de marzo del año 1075.  Aunque existen algunas investigaciones que lo ubican unos años más adelante hacia 1085, son las mismas investigaciones que también atribuyen a un autor diferente dicho documento y como se citó en la nota 6 en la parte referente a Autor ya quedó demostrado que el documento es auténtico de Gregorio VII.

B) Análisis

Texto y testimonio

Para el momento en que se escribe el Dictatus Papae, la Iglesia estaba atravesando por dificultades en sus estamentos administrativos y en lo concerniente a la sujeción y errónea interpretación de los fundamentos de la doctrina católica. El Papa Gregorio VII fue testigo directo de estos acontecimientos y el contenido del Dictatus Papae da muestras de las ideas y atribuciones de la Iglesia para hacerse prevalecer y predominar por encima del estamento civil.

Fuentes

Las fuentes en las que se basa Gregorio VII como máximo representante de la Iglesia son en primer lugar, las Sagradas Escrituras y en segundo lugar los Decretales y demás documentos de la Iglesia, entre ellos el documento conocido como Donación de Constantino, donde se especifica una donación de propiedades y pertenencias de la corona de parte del Emperador Constantino a la Iglesia, hoy día se ha demostrado que dicho documento es falso, sin embargo para la época de Gregorio VII aún era considerado válido, así el precepto 8 del Dictatus Papae, a saber “Que sólo él puede utilizar las insignias imperiales”, está basado en dicho documento pues en dicho documento Constantino otorga privilegios al Vicario de Cristo del momento en que supuestamente se escribe dicho documento, Silvestre I, y a sus sucesores privilegios sobre la corona “otorgándoles también los cetros imperiales y todas las insignias y estandartes y diversos ornamentos y todas las prerrogativas de la excelencia imperial y la gloria de nuestro poder[12].

Ideas Básicas

El Dictatus Papae aboga por la preeminencia del Papa sobre los demás miembros de la Iglesia y sobre los reyes o emperadores y la Iglesia como poder espiritual por encima del poder temporal, da muestras de la búsqueda de centralización del poder religioso alrededor del Papa cuyo poder, en su condición de Vicario de Cristo, se considera universal e irrefutable, al igual que el de la Iglesia.

C) Comentario

El Papa Gregorio VII corresponde al número 157 en la sucesión papal de la Iglesia Católica cuyo pontificado se dio entre los años 1073 y 1085, esto es hacia la parte final de la Alta Edad Media, y como pontífice supremo de la Iglesia Universal ostentaría según los parámetros de la Iglesia de hoy día los siguientes títulos: Arzobispo de Roma, Vicario de Cristo, Sucesor del Príncipe de los Apóstoles, Pontífice Supremo de la Iglesia Universal, Patriarca de Occidente, Primado de Italia, Arzobispo y Metropolitano de la Provincia Romana,  Soberano del Estado de la Ciudad del Vaticano y Sirviente de los Sirvientes de Dios[13]. Se hace mención a estos títulos atribuidos al Papa en la actualidad, como referenciales de la naturaleza de los intereses de Gregorio VII en su documento Dictatus Papae, teniendo por supuesto en claro la anacronía entre la época del pontificado de Gregorio VII y la época de vigencia de los títulos mencionados[14].
 
Por tanto, allende las restricciones anacrónicas existentes, se consideran las características de los mencionados títulos conferidos al Papa – características que apuntan a afirmar la preeminencia del Papa en lo concerniente a lo espiritual, esto es, al Papa como Soberano de lo espiritual aquí en la Tierra- reflejo de lo expuesto por Gregorio VII como atribuciones o dictados del Papa en su Dictatus Papae, y por tanto sintéticas de la visión apostólica de Gregorio VII plasmada en dicho documento, ya que aunque, en algunos casos, por lo radical de sus propuestas -como por ejemplo el precepto 9 “Que sólo al Papa todos los príncipes deben besar los pies” o el precepto 5 “Que a los ausentes el Papa puede deponer “ que va en contra de las leyes de la época basadas en el derecho romano donde a los ausentes no se podía juzgar y en general el contenido total que si no se profundiza en las razones históricas del mismo se puede llegar a concluir que tiene un aire autoritario-, se ha intentado atribuir a Gregorio VII ambiciones de poder temporal, más que búsqueda de encaminar el poder espiritual.
 
Si bien es cierto que en definitiva la relación poder temporal/poder espiritual para la Iglesia y evidentemente para Gregorio VII constituía una relación asimétrica y de sujeción del poder temporal al poder espiritual, siendo esto así durante la mayor parte de la Edad Media, donde debe recordarse que la vida terrena tenía poco interés para el creyente, no implica todo ello que Gregorio VII buscase establecer un imperio mundial basado en lo religioso y con él como rey, esto es una teocracia, sino más bien buscaba Gregorio VII establecer el dominio, sí, de la Iglesia de Dios en la tierra pero sin el talante de interés mundano que algunos le atribuyen, sino más bien en la búsqueda de eliminar lo mundanal de lo cual adolecía la Iglesia de esos tiempos como la simonía y el nicolaismo productos en su mayoría de la injerencia del poder temporal principalmente por parte de los monarcas y autoridades laicas en las asuntos referidos a los nombramientos eclesiásticos, esto es, la llamada investidura laica.
 
El llamado cesaropapismo o injerencia de los monarcas en los asuntos eclesiásticos data incluso de la época de Constantino, pues las relaciones poder espiritual (papado) – poder temporal (monarcas)  a lo largo de la historia se vio marcada por la búsqueda de preeminencia de un poder sobre el otro sobre, el rey esperaba la total sujeción del Papa al monarca y el Papa esperaba la total sujeción del monarca al Papa (e.g. Carlomagno- León III, Otón I-Juan XII, Enrique IV- Gregorio VII).
Aunque en el altercado de la querella de las investiduras termina siendo en la superficie Gregorio VII el derrotado, la historia se encarga de demostrar que los pasos dados por Gregorio VII en cuanto a encarrilar a la Iglesia según las atribuciones que él consideraba tenía el Papa en ella -muchas de dichas atribuciones fundamentadas a su juicio por la Sagrada Escritura[15]- y sintetizadas en el Dictatus Papae, contribuyeron a imponer sus expectativas -por lo menos en los estatus de la doctrina eclesiástica- en cuanto a la eliminación de la investidura laica y a la afirmación de la condición de infalibilidad del Papa y la Iglesia. Así se tiene que en el año 1122, el papa Calixto II firma el concordato de Worms con el monarca alemán del momento, Enrique V, donde se da plena independencia al Papa con respecto a los jerarcas laicos, concordato cuyos acuerdos fueron corroborados en el Concilio de Letrán en el año 1123, y en referencia a la infalibilidad del Papa, esta es declarada dogma de la Iglesia en el Concilio Vaticano I en el siglo XIX, en el año de inicio de la unificación italiana, esto es, en 1870.
            Constituye el Dictatus Papae una fuente medieval de relevancia para el análisis de la situación religiosa de la época, caracterizada por la confrontación entre los dos poderes, el espiritual y el temporal, siendo el documento de Dictatus Papae precursor del dogma de la infalibilidad papal y de la Iglesia, ejemplo de la dirección dogmática de búsqueda de la supremacía del poder espiritual encauzada por la Iglesia de la época y a lo largo de la historia, que si bien, como lo testifica la Iglesia de nuestros días, no pudo cristalizarse definitivamente dicho objetivo de preeminencia -aunque sí se dio independencia- vio atisbos de triunfo cuando participaron en su consecución personajes del cariz de Gregorio VII.

BIBLIOGRAFÍA

 
AMO, Ángel, P. Santoral: Gregorio VII, Santo. En: Catholic.net  El lugar de encuentro de los católicos en la red. En http://es.catholic.net/santoral/articulo.php?id=3467
 
CAVERO, Antonino. Historia de los Papas. Santos y Pecadores. Colección Signos de los Tiempos. Caracas. Edic. San Pablo. 2000. pp 189.

Diccionario Enciclopédico de la Enciclopedia Hispánica de Barsa Planeta. México. Barsa Planeta. Formato CD-ROM. 2003.

Diccionario enciclopédico Océano Uno. Editorial Océano. 1994.

DUGGAN,  Christopher.  Historia de Italia. Cambridge University Press, 1996. pp. 447.

HEADER, H., y WAILEY, D.P.  Breve Historia de Italia. Madrid. Alianza
Editorial. pp. 384.

La lucha por las investiduras. En: Catholic.net  El lugar de encuentro de los católicos en la red. En

Libros de fuentes de historia medieval. Donación de Constantino. En

LLORCA, B., VILLOSLADA, R., y  MONTALBAN, F.J., Historia de la Iglesia católica, Tomo II: Edad media. BAC. Madrid ,1976.

MITRE, E., Introducción al estudio de la Edad Media europea, Madrid, Istmo, 1976.
 
MONTANELLI, Indro, y GERVASO, Roberto. Historia de la Edad Media, Barcelona, Debolsillo, 2004.

Patrimonio de la Humanidad. UNESCO. España. Barsa Planeta. Formato DVD-ROM. 2001.

SANTA BIBLIA. Nueva versión Internacional. Sociedad Bíblica Internacional. Miami. 1999.

VINCENT, Catherine. Breve historia del occidente medieval. Alianza Editorial. Madrid ,2001.  pp. 280.



[1] Dictatus Papae:  texto en latín -que para el momento de redacción del Dictatus Papae, era la lengua vulgar utilizada- cuya traducción al español es Dictados del Papa, o Dictámenes del Papa, o también Preceptos del Papa.
[2] H. Hearder y D.P. Waley. “Breve Historia de Italia”. Madrid, Alianza Editorial. p 47.
[3] La investidura laica fue una consecuencia del feudalismo medieval donde los príncipes, reyes, emperadores o señores feudales buscaban imponer sus intereses comerciales a los intereses espirituales, y dada su jerarquía y por la jurisdicción feudal colocaban como obispos de las iglesias de las cuales eran dueños a personas que los favoreciesen a ellos en sus intereses comerciales, sin importar la condición espiritual de las mismas, lo que vino en detrimento del estamento clerical de la Iglesia fomentándose la simonía y el nicolaismo. La investidura que se realizaba en el caso de un obsipado era la entrega del anillo y el pastoral.
[4] Simonía: (Del b. lat. Simonia, de Simón el Mago, que quiso comprar a san Pedro el don de conferir el Espíritu Santo.) f. Compra o venta ilícita de cosas espirituales o de temporales ajenas a ellas. En: Diccionario Enciclopédico de la Enciclopedia Hispánica de Barsa Planeta en CD-ROM. 2003.
[5] El nicolaismo es el término utilizado en la Iglesia Católica para referirse a la no sujeción al precepto de celibato clerical propuesto por la Iglesia. El término proviene de las referencias hechas por la Biblia a los nicolaítas, referencias que se encuentran en el libro de Apocalipsis en el capítulo 2, versículos 6 y 15. Estos versículos no especifican el carácter anticelibato de los nicolaítas, pero sí efectivamente se desprende del contexto que sus doctrinas reprobables estaban relacionadas con la conducta sexual, por lo que se presume que –sólo como conjetura coherente y lógica, pues no se encontraron durante el desarrollo de esta investigación fuentes que aclararan este punto- dado este interés de los nicolaítas por lo sexual, la Iglesia optó por utilizarlo como sinónimo del no cumplimiento del celibato y la continencia por parte de los clérigos. Es de notar que incluso el siglo XI el celibato no era una condición obligatoria para ser clérigo por lo menos en los niveles más bajos de la jerarquía eclesiástica, el sacerdocio obtuvo esta condición de obligatoriedad en el Concilio de Letrán convocado por el Papa Calixto II, en el año 1123, concilio en el cual se puso fin a la querella de las investiduras.
[6] B. Llorca, R., García Villoslada, F. Montalbán, Historia de la Iglesia Católica, Vol. II, bac, Madrid . 1976, p. 319.
[7] El monasterio de Cluny fue fundado por Guillermo de Aquitania y el monje Berno, con miras a recuperar el espíritu monástico del Montecasino de San Bernardo con la conocida máxima de Ora et Labora.
[8] P. Ángel Amo. Santoral: Gregorio VII, Santo. En: Catholic.net  El lugar de encuentro de los católicos en la red. en  http://es.catholic.net/santoral/articulo.php?id=3467
[9] San Benito fue un clérigo que vivió en el siglo VI y que en la búsqueda de una espiritualidad más profunda, se orientó hacia el monacato y promulgó el lema de los monjes como Ora et Labora, haciendo mención a la importancia de la oración profunda y el arduo trabajo para la obra pastoral del Señor.
[10] El monarca alemán es el mencionado Enrique IV.
[11] B. Llorca, R., op. cit. p 307.
[12] Libros de fuentes de historia medieval. Donación de Constantino. En: http://www.geocities.com/CollegePark/Square/3602/carlos.html#donacion 
[13] Títulos dados al papa según documental de la UNESCO en Patrimonios de la Humanidad. DVD etiquetado como Culturas Mediterráneas (Tras las Huellas del Islam-Paseo por el patrimonio). Información referida dentro de menú Paseo por el patrimonio ->  Ciudad del Varticano.
[14] . Por ejemplo, es obvio que el título de Soberano del Estado de la Ciudad del Vaticano hubiese sido inaplicable a Gregorio VII en el siglo XI, toda vez que el Estado de la Ciudad del Vaticano fue creado en el siglo XX, a saber en el año 1929, pero podría verse en este caso como el equivalente a los Estados Pontificios de la época de Gregorio VII.
[15] Como ejemplo, del talante dado de basamento bíblico a dichos preceptos, se tiene el precepto número 22, a saber, “Que la iglesia romana nunca ha errado y ene el futuro, según el testimonio de la Escritura, no errará”. El “testimonio de la Escritura” es referido en este caso al evangelio de Mateo 16:19 en el cual se registran las siguientes palabras, en el momento que según la Iglesia Jesucristo funda Su Iglesia y establece a Pedro como el primer vicario  de Cristo en Ella: “Te daré las llaves del reino de los cielos; todo lo que ates en la tierra quedará atado en el cielo, y todo lo que desates en la tierra quedará desatado en el cielo”.
 
Créditos:
photo credit: 1010006 via photopin (license)

Temas a elegir:

Reflexiones Historia Canciones Libros propósito Biblia Relatos Concursos Poemas Frases Microrrelatos #ReflexionaEsto Películas Ciencia Educación amor pasado vida Khalil Gibran Personajes concurso ARMA UNA HISTORIA BASADA EN UNA IMAGEN Historia de Venezuela ciencia en tu vida concurso "FRASELETREANDO" concurso MICROFANTASY concurso de Microrrelatos "MICROLOVE" muerte Ciencias Sociales Representaciones Sociales Siglo XX Venezuela quimera #Historia #ViveLaHistoria #PasiónPorLaHistoria #TriviaRespuesta #TriviaHistoria #Trivia Antropología TresDíasTresCitas amistad avanzar el otro Cuentos Educación a Distancia El Profeta Espíritu Santo Funcionalismo Historiografía John Lennon Rosario Castellanos The Beatles adiós buscar destino dolor encontrar libertad plan de Dios proyecto de vida ser feliz servicio soledad tiempo verdad voluntad de Dios y si #creaunahistoria A day in the life ABBA Alice Herz-Sommer Ananké Anne Hathaway Así habló Zarathustra Augusto Cury Beatriz Alicia García Bee Gees Black Wolf Award Canción del Elegido Cesare Pavese Ciudadanía 2.0 Concurso “Mil Maneras de Morir” Cover my eyes Edgar Allan Poe El Idiota El breve espacio en que no estás El cuervo El principito El privilegio de amar Ensayo Estructuralismo Fiódor Dostoyeski Gané Mi Paz Gloria Estefan Google+ Haiku Heródoto Histoire du Cinema Historiografía Cristiana Historiografía Eclesiástica How I dreamed a dream I started a Joke In my life Interpretación de la Biblia Jabberwocky Jacinto Convit Jean Luc Godard Joan Manuel Serrat Ku Klux Klan Lewis Carroll Los Miserables Lucero y Mijares Luciano Pereyra Luis Miguel Luz de mis ojos Marillion Mecano Microcuentos Ministerio de la Defensa de Venezuela Mr Magorium Naturaleza Muerta Oscar Wilde Pablo Milanés Palabras de Amor Paráclito Pimpinela Premios Parabatais Pueblo Blanco Puedes llegar Rebelión Boxer Regla de Oro Rubén Blades Serrat Sin ti Soledad Bravo Talibán Tucídides Tácito Tú puedes Walt Whitman X-Men a diario abandono análisis crítico bondad búsqueda calidad de vida cambio catarsis cielo complejidad concurso ARMA UNA HISTORIA BASADA EN UNA CANCIÓN concurso de Microcuentos "MICROTERROR III" concurso de relatos "DEL MÁS ALLÁ" concurso de relatos "LA ÚLTIMA NOCHE DEL MUNDO" concurso de relatos "SAN VALENTÍN" concurso “FRASES EN IMÁGENES” consolación controlar los pensamientos crear deber decisión deseo desesperanza desvanecerse dime ven el ruiseñor y la rosa esclavitud espejo esperar existencia abierta gatos hechos sociales holismo imágenes no visualizadas Google+ indiferencia lazos lecciones madre. mamá maestra vida método científico niñez no generalizar objetivos oportunidad paradigmas plan a cuadros plan biográfico plan comparativo plan morfológico poder de la música presentación resumida querer racionalismo ser duros serendipia ternura tristeza una vida iluminada utilidad verdad cognoscible