Clío en el espejo

¡Hola, bienvenid@!. Cada uno de nosotros construye y, a la vez, es construido por su historia en el espejo. Y la historia siempre llega a ser diáfana. Espero conocer de tus historias, aquí comparto de las mías. Muchas gracias por la visita. ¡Éxitos y bendiciones!

Lo último

Algo de estudio histórico: El vestido habla


Resumen: “El vestido habla: consideraciones psico-sociológicas sobre la indumentaria”[1]

El autor Squicciarino destaca que la conciencia es colectiva y se desarrolla en relación con lo colectivo, y por ello el ser humano se debe estudiar en relación a lo social sobre todo en lo referido a la comunicación no verbal. Históricamente se le ha dado prioridad al estudio de la comunicación verbal, donde la comunicación no verbal era desestimada por los antiguos y fue a partir de los años 60’s del siglo XX que se comienza el desarrollo del estudio de la comunicación no verbal. En la interacción entre las personas se da un intercambio de señales no verbales que son codificadas y decodificadas entre los interlocutores; incluso esas señales determinan cómo interactúan ya que dan cuenta de características de los interlocutores. La relevancia dada a la comunicación no verbal ha permitido desarrollar el estudio de elementos como el vestido como signo en su relación con lo social en el ser humano, y como un elemento al que no se le da sólo un significado intencional, pues no se le restringe al análisis semiótico referido sólo a lo intencional, sino ampliando su ámbito como lo proponían Humberto Eco y Roland Barthes. Así, por ejemplo, John Flügel analiza psicoanalíticamente el vestido como símbolo o síntoma.

El rostro constituye un símbolo muy relevante de la comunicación no verbal, revelador de sentimientos y actitudes (felicidad, ira, sorpresa, tristeza, disgusto y miedo), delimitadas en las distintas partes del rostro y que, dependiendo del contexto social y cultural donde se ejecuten las expresiones faciales, pueden significar una cosa u otra,  además que pueden simularse expresiones para falsificar o fingir sentimientos. Los ojos son el centro de expresión de la cara y sus formas de uso y posibles significados dependen de la personalidad, el sexo (entre otros) de los interlocutores, y son los ojos de importancia primordial en la expresión de elementos sexuales. Los gestos y el movimiento del cuerpo tienen un carácter relevante en el lenguaje no verbal, como lo demuestra, por ejemplo, el caso del lenguaje de sordomudos, y por lo que se ha desarrollado toda una ciencia de estudio de los gestos y el movimiento del cuerpo como es la cínesis. La postura y el cambio de posición en el espacio son utilizados también como señales de la interacción, así, la cercanía o la lejanía en la interacción pueden denotar simpatía o antipatía, respectivamente; también elementos como la inclinación al sentarse tienen un significado en la interacción personal. Mehrabian define dos posiciones fundamentales con respecto a la posición del cuerpo: 1) la intimidad, manifestada por ejemplo en la inclinación del cuerpo hacia delante, la proximidad, etc; y 2) la distensión, que se manifiesta en la posición asimétrica de los brazos y de las piernas, en la inclinación lateral, entre otros. Otros autores como Goffman o Argyle han ofrecido resultados similares.

La postura y la personalidad están relacionadas y esto se ha verificado experimentalmente., aunque igualmente las posturas pueden utilizarse para ocultar intencionalmente algún rastro o emoción al igual que para hacerlo patente. La imagen corporal es otro tipo de elemento de comunicación no verbal que  tiene un carácter primordial en las relaciones, así, por ejemplo, generalmente la gente más bonita cae mejor, y por ello la gente se esmera en acicalarse para ofrecer el mejor aspecto posible. También el vestirse bien o el descuido con el vestido pueden dar cuenta de estar motivado en lucir o desmotivado en hacerlo, respectivamente, por estar personalmente motivado o desmotivado, aunque también puede estar relacionado con la ideología, como, por ejemplo, en el caso de los hippies. La apariencia forma toda una estructura donde la indumentaria es uno de los tantos componentes y por tanto debe estudiarse en relación con el todo de la estructura. El vestido puede expresar actitudes hacia los demás como agresividad, rebeldía, sumisión, entre otras; también sirve como distinción en el rango social o profesional, o como negación de pertenencia al rango. El ser humano como “ser desprovisto” utiliza su cualidad creativa para proveerse y cuidarse; así, la ornamentación es considerada por muchos que surge como elemento de protección contra fuerzas  no físicas que el hombre primitivo pensaba actuaban contra él, y entre esa ornamentación, consideran algunos autores tiene el vestido sus antecedentes en un cordón que se ataba alrededor de los costados relacionado con vínculos mágicos, los cuales después se fueron transformando es su forma para fines estéticos.

Otros autores como Flügel, encuentran el origen del vestido en la necesidad de un atavío de refuerzo sexual, para destacar los órganos genitales. Otros autores, como Huizinga y Veblen, le otorgan un carácter lúdico a la vestimenta y al adorno.  La función de distinción o de distinguirse de los otros también ha sido considerada importante en el desarrollo del vestido, tanto distinciones por edad, sexo o capacidades o aptitudes, como por factores de diferenciación de clase. Funciones como la de protección del pudor y de protección climática han sido relacionadas al origen del vestido y aún hoy son consideradas entre las principales, sin embargo, estas funciones no tienen una evidencia etnológica. El caso de la caída del hombre o pérdida del paraíso mencionado en la Biblia es la que primordialmente ha otorgado un carácter de protección del pudor a través del uso de la hoja de higuera por parte del hombre pecador, ya que al pecar el hombre y la mujer entraron en conciencia de su desnudez, ya que al adquirir la razón como menciona el filósofo Kant, el hombre busca ocultar el estímulo sexual producido por la observación de los órganos genitales para dar paso al desarrollo del amor por encima del instinto, lo que se ha desarrollado a lo largo de la historia a través del arte, la poesía, la música y la vestimenta como “fundamento de la moral y la civilización”.

La moda es un mecanismo regulador de emociones y cambiante. La palabra se popularizó en el ámbito de la vestimenta por la distinción que de desarrollo en la vestimenta de la corte francesa para diferenciarse de la corte española que se dio en el siglo XVII.  La moda tiene una característica de promover la semejanza o la imitación, por ejemplo, las clases inferiores buscan emular a las superiores y distinguirse de las más bajas, siendo entonces la moda un producto de la división de las sociedades en clases, y teniendo la moda una significación de bienestar en contraposición de un estado de necesidades y de trabajo arduo. Por otro lado, la necesidad de variación erótica también es considerada como causa del origen de la moda, así, por ejemplo, René König, considera el origen de la moda en el instinto erótico y con función dual de destacar el atractivo y a la vez proteger el pudor de la persona.

Elementos de carácter ornamental, de novedad, de superficialidad y capricho, de carácter socioeconómico se consideran de influencia para el desarrollo de la moda: Otros consideran a la moda como instintiva y natural y por tanto de carácter inconsciente. En la sociedad capitalista actual, la difusión desde arriba de la moda se propone bajo el modelo “gota a gota”, aunque otros sociólogos consideran que la moda se propaga desde las clases medias hacia arriba y hacia abajo, dejando de lado la influencia hegemónica de los ricos en la clase alta. Se propone un modelo horizontal o de “virulencia” Para otros lo que ha cambiado, en realidad, es la forma en que la moda se difunde desde arriba, pues las clases medias acceden al consumo de los distintos productos debido a que los estratos de poder en las clases altas deciden que esos productos se produzcan, valga la redundancia; de allí que se proponga un modelo llamado “de las marionetas”, donde las clases de abajo reciben la influencia de la clase de arriba, en cierta forma de manera inconsciente, por medio, por ejemplo, de la publicidad y como se mencionó antes por medio de la producción definida por las clase alta; así, como refiere Baudrillard, en realidad no existe la igualdad u homogeneidad en el consumo en las sociedades de consumo, igualdad considerada por los sociólogos estadounidenses.

Las transformaciones en la vida social, caracterizadas en lo que se denomina espíritu del tiempo (Zeitgeist) influyen en el desarrollo o definición de la moda, así, por ejemplo, en el frívolo siglo XVII se destacó el uso de los vestidos delicados para ocultar las formas naturales del cuerpo humano; así también los cambios en el estilo educativo contribuyó a que la vestimenta en los niños en el siglo XIX se ajustara a la edad infantil; así, también, en la sociedad de consumo desaparece el traje burgués. En la sociedad de consumo actual, con el influjo de la publicidad, las cosas son adquiridas por el valor simbólico que tienen más que por el valor funcional, así, por ejemplo, los cosméticos son adquiridos por ser símbolo de juventud, ya que el consumo más que una práctica funcional se ha convertido en un código de signos, y por ello el consumo y la moda son altamente cambiantes. Por razones de lo cambiante de la moda hay que actualizarse constantemente. También la moda en la sociedad de masas y de consumo busca copiarse o “reciclar” lo anterior, repitiéndose modas del pasado no vivido.

La individualidad reinante en la sociedad actual promueve  el éxito personal como prioritario, destacándose la distinción entre “vencedor” y “perdedor”, distinciones tales dependientes también de una moda. Las apariencias actualmente definen la realidad por lo que las apariencias son prioritarias, así que la vida individual y las relaciones sociales en la sociedad actual son parte de un espectáculo donde la moda y la indumentaria (entre ellos el vestido) juegan un papel importante y donde el vestido ha perdido su carácter original antropológico relevante al falsearse su uso.
 


[1] Nicola Squcciarino. El vestido habla: consideraciones psico-sociológicas sobre la indumentaria. 3ra. Edición. Madrid. Ediciones Cátedra.  1998. pp. 17-53, pp. 151-190

 
Créditos:
photo credit: b_c_valeria_leonardo_0053.jpg via photopin (license)

Temas a elegir:

Reflexiones Historia Canciones Libros propósito Biblia Relatos Concursos Poemas Frases Microrrelatos #ReflexionaEsto Películas Ciencia Educación amor pasado vida Khalil Gibran Personajes concurso ARMA UNA HISTORIA BASADA EN UNA IMAGEN Historia de Venezuela ciencia en tu vida concurso "FRASELETREANDO" concurso MICROFANTASY concurso de Microrrelatos "MICROLOVE" muerte Ciencias Sociales Representaciones Sociales Siglo XX Venezuela quimera #Historia #ViveLaHistoria #PasiónPorLaHistoria #TriviaRespuesta #TriviaHistoria #Trivia Antropología TresDíasTresCitas amistad avanzar el otro Cuentos Educación a Distancia El Profeta Espíritu Santo Funcionalismo Historiografía John Lennon Rosario Castellanos The Beatles adiós buscar destino dolor encontrar libertad plan de Dios proyecto de vida ser feliz servicio soledad tiempo verdad voluntad de Dios y si #creaunahistoria A day in the life ABBA Alice Herz-Sommer Ananké Anne Hathaway Así habló Zarathustra Augusto Cury Beatriz Alicia García Bee Gees Black Wolf Award Canción del Elegido Cesare Pavese Ciudadanía 2.0 Concurso “Mil Maneras de Morir” Cover my eyes Edgar Allan Poe El Idiota El breve espacio en que no estás El cuervo El principito El privilegio de amar Ensayo Estructuralismo Fiódor Dostoyeski Gané Mi Paz Gloria Estefan Google+ Haiku Heródoto Histoire du Cinema Historiografía Cristiana Historiografía Eclesiástica How I dreamed a dream I started a Joke In my life Interpretación de la Biblia Jabberwocky Jacinto Convit Jean Luc Godard Joan Manuel Serrat Ku Klux Klan Lewis Carroll Los Miserables Lucero y Mijares Luciano Pereyra Luis Miguel Luz de mis ojos Marillion Mecano Microcuentos Ministerio de la Defensa de Venezuela Mr Magorium Naturaleza Muerta Oscar Wilde Pablo Milanés Palabras de Amor Paráclito Pimpinela Premios Parabatais Pueblo Blanco Puedes llegar Rebelión Boxer Regla de Oro Rubén Blades Serrat Sin ti Soledad Bravo Talibán Tucídides Tácito Tú puedes Walt Whitman X-Men a diario abandono análisis crítico bondad búsqueda calidad de vida cambio catarsis cielo complejidad concurso ARMA UNA HISTORIA BASADA EN UNA CANCIÓN concurso de Microcuentos "MICROTERROR III" concurso de relatos "DEL MÁS ALLÁ" concurso de relatos "LA ÚLTIMA NOCHE DEL MUNDO" concurso de relatos "SAN VALENTÍN" concurso “FRASES EN IMÁGENES” consolación controlar los pensamientos crear deber decisión deseo desesperanza desvanecerse dime ven el ruiseñor y la rosa esclavitud espejo esperar existencia abierta gatos hechos sociales holismo imágenes no visualizadas Google+ indiferencia lazos lecciones madre. mamá maestra vida método científico niñez no generalizar objetivos oportunidad paradigmas plan a cuadros plan biográfico plan comparativo plan morfológico poder de la música presentación resumida querer racionalismo ser duros serendipia ternura tristeza una vida iluminada utilidad verdad cognoscible